[Total:0    Promedio:0/5]

GOOD LUCK!

Hopefully, these pieces of advice will help you enjoy your first marathon training journey and cross your first marathon finish line with a smile on your face. If you have enjoyed this article, subscribe to our magazine to get exclusive and free access to all of our articles!

GOOD LUCK!

Hopefully, these pieces of advice will help you enjoy your first marathon training journey and cross your first marathon finish line with a smile on your face. If you have enjoyed this article, subscribe to our magazine to get exclusive and free access to all of our articles!

GOOD LUCK!

Hopefully, these pieces of advice will help you enjoy your first marathon training journey and cross your first marathon finish line with a smile on your face. If you have enjoyed this article, subscribe to our magazine to get exclusive and free access to all of our articles!

GOOD LUCK!

Hopefully, these pieces of advice will help you enjoy your first marathon training journey and cross your first marathon finish line with a smile on your face. If you have enjoyed this article, subscribe to our magazine to get exclusive and free access to all of our articles!

Opss..

YOU CAN’T KEEP READING…

Sign up to enjoy all the content

Q

Remember you can only read 3 posts on a month!
Join us to read more! It’s free!

Night Mode

By Nathalie Garcia, Psicóloga de bewolfish especializada en psicología y coaching deportivo con experiencia en psicología deportiva de alto rendimiento, ex deportista.

Ser deportista significa haber convertido una de tus pasiones en un trabajo y aunque aparentemente podamos pensar que al ser nuestra pasión no supone ningún esfuerzo, no es así.

Estar en la élite requiere muchas horas de entrenamiento, pero también significa hacer grandes esfuerzos en otros ámbitos y sacrificios personales. Puede parecer fácil visto desde fuera pues parece que sólo se os paga para jugar. Nadie habla de todas las comidas familiares, fiestas de amigos, fines de semana en los que, o no podéis estar, o tenéis que seguir unas pautas estrictas para manteneros en forma. Por todo ello, hay momentos en los que es posible que vuestra motivación disminuya y os preguntéis qué podéis hacer para cambiarlo.

Si hablamos de deporte, la motivación que perseguimos es aquella que denominamos motivación para el logro. En otras palabras, es el deseo por llegar a un alto nivel y al dominio de nuestra práctica o rendimiento deportivo. Un aspecto importante a tener en cuenta es que, aunque parezca que la motivación es algo que aparece o se construye sobre una emoción o pensamiento repentino, no es así. Los pensamientos o emociones motivadores aparecen cuando actuamos de cierta forma.

Estar activo

Una realidad que nos lleva a nuestra primera gran recomendación: para estar motivado hay que estar activo. Uno de los principales errores que hacemos cuando no estamos motivados para hacer algo es que esperamos primero a estar motivados. Pero no sucede así.

Como es lógico, no sirve de nada que simplemente estéis entrenando, siguiendo una dieta y una preparación física, psicológica, técnica o táctica sin más. No sólo debéis centraros en los esfuerzos que os lleven a vuestro objetivo (ascender de categoría, clasificaros para la siguiente fase, lograr una marca personal…), si no que también es importante que seáis conscientes que estos esfuerzos realmente os están sirviendo para vuestro propósito y que a cada paso estáis más cerca de lograrlo.

View this post on Instagram

 

What would I do without all your support? I love you all!!

A post shared by Serena Williams (@serenawilliams) on

Seguir un plan

Nuestra última reflexión, nos lleva a la segunda recomendación: seguir una planificación de objetivos a corto, medio y largo plazo que os indiquen para qué sirve aquello que os está suponiendo un esfuerzo. En las tareas marcadas por vuestro entrenador u otro profesional, debéis preguntarles, ser proactivos, dadles feedback de vuestro esfuerzo. Así os responsabilizaréis y os implicaréis más en el proceso.

A menudo se piensa en la motivación como un concepto de todo o nada. Es decir, o estoy o no estoy motivado. Olvidad este concepto y empezad a verla como algo gradual. Es muy difícil estar siempre 100% motivado, intentad alcanzar siempre la máxima motivación de la que dispongáis en cada momento.

Debemos imaginarnos la motivación como el depósito de gasolina que disponemos para hacer nuestro recorrido (en vuestro caso, todos los entrenos y competiciones que tengáis que hacer). El hecho es que tenemos un único depósito que lo usamos para el deporte, pero también para todas las otras áreas de nuestra vida. Esto quiere decir que si en algún momento tenemos problemas en otros ámbitos (dificultades económicas, problemas de pareja…), tendremos menos energía disponible para el deporte.

No preocuparse

De este modo aparece la tercera recomendación: dejad de preocuparos e intentad dar siempre vuestra mejor versión. Nos sentimos motivados si sentimos que somos capaces de afrontar algo que nos supone un reto. Si la preocupación por la motivación os hace perder el rumbo y dejar de actuar, entraréis en un bucle que solo hará que cada vez estéis menos motivados.

Así que, si estáis intentando recuperar o mantener la motivación hasta final de temporada, planificad y marcaros objetivos, actuad de forma constante para conseguirlos y ya veréis que la motivación vendrá sola.

View this post on Instagram

 

“My father used to tell me that the real dreamer is the one who dreams about the impossible.” #justdoit

A post shared by nike (@nike) on

Si te ha gustado este artículo, ¡hay más! Te animamos a suscribirte a nuestra revista digital para obtener acceso exclusivo y gratuito a todo nuestro contenido.