Opss..

YOU CAN’T KEEP READING…
Sign up to enjoy all the content
<span class="chapter-content__modules__p__btn js-fade-in" style="opacity: 1;"><a class="btn--border wave-btn" href="https://bewolfish.com/join-us/"><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__top"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__bottom"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__left"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__right-top"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__right-btm"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="wave type--c3 type--uppercase btn--border--copy type--charcoal js-stagger-letters-up" style="opacity: 1;"><!-- [et_pb_line_break_holder] -->JOIN US<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="fa fa-long-arrow-right text-black"></span></a></span>
<STYLE><!-- [et_pb_line_break_holder] -->#article a{color:#009790 !important;}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->#article a:hover{color:red !important;}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->p.meta a:hover {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> color: black !important;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->span.yasr-total-average-text {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> display: none;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->.single .et_pb_post {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> margin-bottom: 0px !important;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> padding-bottom: 0px !important;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->div#left-area {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> padding-bottom: 0px !important;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->#p-button{<!-- [et_pb_line_break_holder] -->float: left;line-height: 17px; margin-left: 5px;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->#main-content,#article{<!-- [et_pb_line_break_holder] -->background-color: white;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->color:black;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> -webkit-transition: all 2s ease-out;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> -moz-transition: all 2s ease-out;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> -o-transition: all 2s ease-out;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> transition: all 2s ease-out;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->h1.entry-title.night{color:white !important}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->#article.night p {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> font-family: 'Helvetica Neue Medium';<!-- [et_pb_line_break_holder] --> font-size: 1.1em;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> letter-spacing: 1px;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->#main-content.night,#article.night{<!-- [et_pb_line_break_holder] --> background-color:#1f232c;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> color:white;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->.clicked {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> background-color: #CD3333;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->.switch {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> float:left;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> position: relative;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> display: inline-block;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> width: 30px;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> height: 17px;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->.switch input {display:none;}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->.slider {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> position: absolute;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> cursor: pointer;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> top: 0;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> left: 0;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> right: 0;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> bottom: 0;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> background-color: #ccc;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> -webkit-transition: .4s;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> transition: .4s;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->.slider:before {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> position: absolute;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> content: "";<!-- [et_pb_line_break_holder] --> height: 13px;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> width: 13px;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> left: 2px;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> bottom: 2px;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> background-color: white;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> -webkit-transition: .4s;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> transition: .4s;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->input:checked + .slider {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> background-color: #009790;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->input:focus + .slider {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> box-shadow: 0 0 1px #009790;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->input:checked + .slider:before {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> -webkit-transform: translateX(13px);<!-- [et_pb_line_break_holder] --> -ms-transform: translateX(13px);<!-- [et_pb_line_break_holder] --> transform: translateX(13px);<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->/* Rounded sliders */<!-- [et_pb_line_break_holder] -->.slider.round {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> border-radius: 17px;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->.slider.round:before {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> border-radius: 50%;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->div#article {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> padding-top: 20px !important;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->.single h1.entry-title {color:black;}<!-- [et_pb_line_break_holder] --></STYLE>
Q

Remember you can only read 3 posts on a month!
Join us to read more! It’s free!

<span class="chapter-content__modules__p__btn js-fade-in" style="opacity: 1;"><a target="_blank" class="btn--border wave-btn" href="https://bewolfish.com/join-us/"><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__top"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__bottom"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__left"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__right-top"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="btn--border__right-btm"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="wave type--c3 type--uppercase btn--border--copy type--charcoal js-stagger-letters-up" style="opacity: 1;"><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->JOIN US<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --><span class="fa fa-long-arrow-right text-black"></span></a></span>
<script><!-- [et_pb_line_break_holder] -->jQuery(document).ready(function(){<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->jQuery('.form_close .et-pb-icon').click(function() {<!-- [et_pb_line_break_holder] -->jQuery('.form_open').css( {'display' : 'none'});<!-- [et_pb_line_break_holder] -->});<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->});<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --></script>
<label class="switch"><!-- [et_pb_line_break_holder] --> <input type="checkbox" class="nightmode"><!-- [et_pb_line_break_holder] --> <span class="slider round"></span><!-- [et_pb_line_break_holder] --></label><!-- [et_pb_line_break_holder] --><p id="p-button">Night Mode</p><!-- [et_pb_line_break_holder] --><script><!-- [et_pb_line_break_holder] -->jQuery(document).ready(function() {<!-- [et_pb_line_break_holder] -->jQuery( "input.nightmode" ).change(function() {<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --> if (jQuery('input.nightmode').is(':checked')) {<!-- [et_pb_line_break_holder] --> <!-- [et_pb_line_break_holder] --> jQuery("#main-content,#article,h1.entry-title").toggleClass("night");<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->else{<!-- [et_pb_line_break_holder] --> jQuery("#main-content,#article,h1.entry-title").toggleClass("night");<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}<!-- [et_pb_line_break_holder] -->});<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] -->});<!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --><!-- [et_pb_line_break_holder] --></script>

By Mikael Forssell, es un jugador de fútbol finlandés que ha jugado tanto en la Premier League inglesa como en la Bundesliga alemana, en el Chelsea y el Borussia Mönchengladbach, entre otros clubes.

Mi nombre es Mikael Forssell. Sin entrar en demasiados detalles sobre mi carrera futbolística, en mis mejores momentos jugué tanto en la Premier League inglesa como en la Bundesliga alemana. Además, también he jugado en la selección de Finlandia con 88 apariciones y anotando 29 goles.

Soy goleador (delantero). Desde que toqué una pelota por primera vez, supe que de mayor quería jugar al fútbol profesionalmente. Es decir, no solo quería convertirme en futbolista profesional, sino que quería marcar goles… ¡muchos goles! Aunque por lo general siempre me ha gustado el fútbol, crecí viendo el fútbol «a través de los ojos de un delantero». Solo me interesaba ver los goles. A menudo, cuando veía un partido de 90 minutos, me aburría. Prefería ir a entrenar por mi cuenta y ver las mejores jugadas y goles tras el partido, en el resumen. Nunca me gustó la construcción lenta del juego ni cuando el juego estaba orientado a la defensa. Todavía me frustra a día de hoy.

‘Siempre he creído que 

cuanto más entrenas,

mejor te vuelves’

Desde joven, siempre he creído que cuanto más entrenas, mejor te vuelves. Nada en la vida es gratis. Crecer en Finlandia (nací en 1981, acabo de cumplir 37) no siempre fue lo más fácil en cuanto a la formación individual y el desarrollo como jugador. Para los que no lo saben, Finlandia está cubierta básicamente de nieve y hielo durante seis meses al año. Es imposible entrenar en el exterior. Esto significa que encontrar instalaciones de entrenamiento durante el invierno era realmente difícil, especialmente al vivir en el centro de una ciudad en los años ochenta. El campo de fútbol indoor más cercano estaba a una hora en autobús.

Siempre me he sentido orgulloso de mi capacidad por utilizar el tiempo de la mejor forma posible. En este caso, tenía la opción de sentarme en el autobús durante dos horas (una de ida y una de vuelta) para ir a entrenar, pero sabía que habría perdido dos horas de tiempo de entrenamiento sentado en un autobús. Entonces, decidí buscar otros lugares más cercanos y otras opciones donde entrenar.

Mi padre siempre me decía: “¡Juega con la pelota! ¡Cuanto más juegues con la pelota, mejor técnica obtendrás y mejor jugador serás!” Siempre creí en ello y lo usé como mi guía. Creo completamente en la regla de «10.000 horas de trabajo y dominarás cualquier cosa en la vida de la mejor manera posible». Empecé a buscar lugares para entrenar en la ciudad cuando hacía un frío glacial. Tenía solo 7 años cuando encontré el lugar perfecto: la entrada desde la calle hasta el patio interior de nuestra casa.

Básicamente, era un «pasillo» para que los coches entraran en el patio. Era un área de 4 metros x 20 metros aproximadamente que tenía un «techo en la parte superior». Esto significaba que podía nevar, llover o helar, que el suelo de este espacio no estaba cubierto por nada. Allí, pasé probablemente cientos de horas entrenando, trabajando en mi técnica y aprendiendo a dominar la pelota en espacios pequeños haciendo giros, dribblings y recortes mientras el suelo del “exterior» estaba cubierto de nieve y hielo. Creo que el entrenar en espacios tan pequeños me ha beneficiado. Aprendí a manejar la pelota en espacios estrechos entre defensores y a fortalecer la confianza en mi capacidad por controlar la pelota en situaciones difíciles.

 ‘Esto es lo que siempre me ha intrigado en el fútbol: ser un héroe o un cero. Te aclamarán o te abuchearán’ 

Otro aspecto de mi infancia que ha sido parte de mi desarrollo como jugador, es lo que los profesionales en la actualidad llamarían «entrenamiento mental». Para mí, la palabra «soñar» siempre fue parte del entrenamiento. Antes de los entrenos y los partidos siempre soñaba que iba a marcar goles ese día. Visualizaba pasar entre los defensas e incluso superar al portero para marcar. Lo hacía constantemente, muchas veces al día desde que era un niño. Fue programado sistemáticamente en mí. Antes de cualquier partido, había eliminado a los oponentes y había pasado por situaciones difíciles en mi mente, siempre en mi beneficio. Más adelante, en mi carrera como jugador profesional, entendí que en realidad tenía un don único y natural. Muchos jugadores, incluso los mejores, no dominan el aspecto mental de los deportes.

Para los goleadores, el aspecto mental es extremadamente importante, sin quitar importancia a ninguna otra posición. Pero para un delantero, por ejemplo, no anotar o perder oportunidades puede ser una verdadera carga. Para aportar comprensión, no solo se trata de tener una mala racha, puede tener un impacto serio en la carrera de un jugador, ya que de un delantero se espera que marque goles y traiga victorias para el equipo. Esto es lo que siempre me ha intrigado en el fútbol: ser un héroe o un cero. Un héroe o un villano. Te aclamarán o te abuchearán. Siempre me ha encantado esta parte. Tal vez sea algo relacionado con mi personalidad: o voy a por todas o no voy en absoluto. No me gusta andar por el camino del medio.

 

Me gusta establecer objetivos concretos y planes específicos sobre cómo lograrlos. Siempre he sabido lo que quería en la vida. Esto puede parecer un poco arrogante, pero no significa que siempre logre mis objetivos. Simplemente pienso que cuando crees en algo que te da inspiración debes establecer un plan y trabajar duro para conseguirlo, así tienes muchas más posibilidades de lograrlo. Es la combinación de creencia ciega y trabajo duro. Aunque a alguien le puede sonar un poco extremo, con los años puedo confirmar que hay algo de verdad en mi forma de pensar.

Muchos jugadores estos días, especialmente en Finlandia, me preguntan:

 

“¿Qué necesito para ser sobresaliente y dar un paso adelante para convertirme en profesional?”

Siempre trato de decirles que deben ser sobresalientes en algo. No es suficiente que un futbolista sea bueno en todo. No puedo poner suficiente énfasis en la palabra ¡GRANDE! Solo hay unos pocos jugadores en el mundo que son muy buenos en todo. Pero cuando los excluimos de la ecuación, se reduce a lo siguiente:

 

¿Cuáles son tus puntos fuertes y cómo puedes convertir estas cualidades en extraordinarias?

Veamos algunos ejemplos. Al pensar en Oliver Bierhoff que jugó para el Udinese, el AC Milan y la Selección Nacional Alemana, ¿era veloz? No. ¿Era rápido con los pies? No. ¿Era especialmente bueno técnicamente con el balón? No. ¿Era extraordinario su lanzamiento? No. Entonces, ¿en qué fue muy bueno? ¡Era increíble rematando de cabeza! Intenté buscar cuántos goles anotó con la cabeza para el Udinese en la temporada 96/97, donde se convirtió en el máximo goleador de la Serie A. No pude encontrar los datos, pero apostaría a que al menos la mitad de los 27 goles que anotó esa temporada fueron de cabeza.

Volviendo a los jóvenes jugadores finlandeses preguntándome cómo pueden convertirse en grandes futbolistas, siempre trato de decirles: «conoce tus puntos fuertes y débiles y trabájalos todos. Pero debes saber, en tu opinión, en qué eres excelente y perfeccionar esta habilidad”. Esto podría ser un poco radical, porque como futbolista necesitas muchas capacidades para tener éxito. Debes ser fuerte, rápido, ágil, técnicamente bueno, tener un buen lanzamiento, etc., pero lo bonito es que puedes ser extremadamente bajo (fíjate en Leo Messi) y ser el mejor jugador del mundo.

Pero una cosa está clara: muchos jugadores jóvenes no entienden lo que significa la definición de «ética laboral». Debes esforzarte todos los días para convertirte en mejor jugador. No es suficiente pensar que has hecho suficiente. Se trata de saber que has hecho suficiente. Volviendo a mí mismo (recuerden que soy un delantero egoísta y que me encanta hablar de mí), ¿sabes qué me encantaba hacer cuando era un día horriblemente lluvioso en medio del verano y apenas se podía ver a un metro de distancia? Solía coger el balón e ir al campo más cercano para practicar por mi cuenta. ¿Por qué me satisfacía? Porque sabía que lo más probable era que ninguno de mis compañeros de equipo u oponentes estuviera fuera entrenando y esto me daba una ventaja sobre ellos. Una sesión más que yo había hecho, y ellos no. ¡Me encantaba la sensación!

‘Conoce tus puntos 

fuertes y débiles

 y trabájalos todos’

Este es solo un pequeño ejemplo de mi detallado plan para convertirme en futbolista profesional. Otro ejemplo: si tenía que hacer 100 sentadillas, en lugar de 100 hacía 102. Esto significa que siempre he hecho dos sentadillas de más y, a lo largo de los años, han supuesto muchísimas sentadillas más. He utilizado este principio en todas las sesiones de entrenamiento. Me da un inmenso placer saber que he completado el entrenamiento planificado, pero siempre haciendo un poco más y nunca menos de la cantidad requerida.

Convertirse en futbolista exige muchos sacrificios y puedo añadir que la suerte, la política en el fútbol y el timing tienen un gran impacto en la carrera de un jugador. Pero en mi opinión, es importante reconocer que, como jugador, no tienes influencia sobre estos factores. El único factor en el que puedes influir es en qué duro y con qué tipo de calidad haces tu trabajo. If there is a will there is a way. Creo completamente que uno se crea su propia suerte.

Muchas veces, en su juventud, los jugadores que han sido más talentosos y habilidosos finalmente no han logrado destacar. Creo que es porque nunca hicieron suya la frase «trabajar duro durante un período de tiempo más largo». Esos jugadores han tenido talento, pero se han mantenido dentro de su zona de confort. En su juventud, fueron los mejores jugadores, lo que no les dio ningún incentivo para hacer trabajo adicional. Ahí radica el dilema. Un futbolista nunca debe compararse con los más próximos a él y asumir que esta es toda la verdad. Creo que debes indagar sobre otros mercados (jugadores) y averiguar qué necesitas para tener éxito.

Cuando era joven, solía imaginar que cuando fuera al extranjero a entrenar con un equipo (Bayer Leverkusen, Alemania) los jugadores allí serían increíblemente buenos y talentosos, por lo que necesitaba ser súper fuerte mental, física y técnicamente para desafiarlos. Sorprendentemente, ¡no lo eran! Estaba tan extremadamente preparado para enfrentarme a los mejores jugadores del mundo (a la edad de 14) que de repente me di cuenta que ellos también tenían debilidades y que en realidad estaba mejor preparado que ellos. ¡Tuve éxito en mi entrenamiento y comprendí que me había preparado de la manera correcta! Esa semana en el extranjero me proporcionó la seguridad de que me llegaría la oportunidad para triunfar. Sin embargo, quiero enfatizar la palabra «oportunidad». En la vida nada es seguro, pero si trabajas duro y crees en la forma en que trabajas, es muy probable que te sucedan cosas buenas.

Creo que la principal razón por la que muchas personas no han tenido éxito, es el hecho de que a menudo culpan a los factores externos. Culpan a las circunstancias y a otras personas como los entrenadores, gerentes o directores por no tener éxito. A veces, puede ser cierto. Pero no es la razón por la que no están teniendo éxito a largo plazo. Como ejemplo, muchos jugadores jóvenes podrían no ser elegidos para el primer equipo porque el entrenador no tiene fe en ellos debido a su edad. Pero la pregunta más importante es ¿cuántos de estos jugadores reaccionan? Cuando el entrenador no está escuchando, muchos empiezan a quejarse de que los jugadores mayores no son mejores que ellos o que deberían estar jugando porque otros jugadores son malos en el entrenamiento.

 

‘Los deportistas jóvenes

 deben aceptar cualquier situación.

Sé que es difícil.’

Cierta o no, hay una regla en el fútbol, y en los deportes en general, y es que los deportistas jóvenes deben aceptar cualquier situación. Sé que es difícil. Realmente difícil. He tenido los mismos pensamientos que cualquier deportista joven que no tiene su oportunidad cuando debería tenerla. Pero el error que veo en los jugadores cuando no se les da la oportunidad es que como consecuencia empiezan a no tomarse en serio los entrenamientos. No se quedan haciendo un trabajo extra después de las sesiones de entrenamiento del equipo porque quieren mostrarle al entrenador que no están contentos con él y, por el contrario, se van de inmediato. Ellos piensan que, al quejarse y mostrar su descontento, esto cambiará algo.

El hecho es que no cambiará nada, todo lo contrario. La forma correcta de reaccionar sería mantenerse centrado y seguir trabajando duro. Esto puede sonar como un cliché, pero el quid de la cuestión es que muchos no siguen esta simple regla. Sigo diciéndoles a los jugadores jóvenes: «¡Si este entrenador no te quiere, el próximo en tu nuevo equipo después de esta temporada podría ser que sí! Deberías trabajar el doble de duro ahora para estar listo para un nuevo equipo. Olvídate de este entrenador. De hecho, ¡olvídate de esta temporada! Tienes que pensar en el futuro. No tienes tiempo que perder. ¡Trabaja duro para estar en la mejor forma de tu vida después de esta temporada si no tienes una oportunidad aquí!”

 

‘El mundo del fútbol

no es tan romántico

como parece’ 

El consejo más importante que le daría a un jugador joven es que el mundo del fútbol no es tan romántico como parece. Hay muchos factores, como la política, el dinero y otras circunstancias externas que influyen en un equipo y en cualquier jugador. Pero un jugador SÓLO debe centrarse en sí mismo, seguir trabajando duro y asegurarse de estar en la mejor forma posible.

He experimentado muchas situaciones en las que pensé que me estaban perjudicando, como después de la temporada 98/99 en el Chelsea cuando llegué al primer equipo. Anoté goles a los 17 años de edad y demostré que podía jugar a ese nivel. Pero, en cambio, ¿qué pasó en la siguiente temporada (99/00)? El Chelsea compró a Chris Sutton de Blackburn Rovers por 10 millones de libras esterlinas (que en ese momento era una gran cantidad de dinero), y finalmente tuve que sentarme en el banquillo. Sutton anotó UN gol en la Premier League esa temporada. Pero tuvo que jugar debido al dinero que habían invertido en él. Esta era una situación que no podía comprender: era joven, era el futuro, acababa de jugar una increíble «temporada de rookie» y se suponía que sería el delantero principal de la próxima temporada. Oh, qué equivocado estaba.

Esto es algo que los jugadores jóvenes tienen dificultades para aceptar, pero hay dos opciones en tal situación: adaptarse o morir. Suena duro, pero el fútbol es un negocio en constante movimiento donde los jugadores entran y salen y muchas veces puede ser despiadado, es decir, los jugadores pueden sentir que los clubes, entrenadores y gerentes no se preocupan por ellos. Creo que esto es parcialmente cierto, pero ¿qué puede hacer un jugador? ¡La única forma de ganar es jugar el juego! Adaptarse. No dejes que el juego dicte tu futuro. ¡Sé inteligente aceptando lo que no puedes cambiar, pero tampoco aceptes que un entrenador, un club o una situación estén en lo cierto cuando te evalúen como jugador o evalúen tu situación de futuro! Esto solo afectará tu confianza y motivación.

 

‘Cuando finalmente conquistes

esas situaciones decepcionantes,

notarás que eres una persona

y un jugador más fuerte!’

Pero no te engañes pensando que obtendrás algo gratis. Trabaja duro todos los días y deja que las cosas sucedan. Ponte objetivos, pero no esperes que el mundo del fútbol los adapte a tu agenda. Las decepciones son parte de la evolución de cualquier persona. Y eso es algo bueno porque cuando finalmente conquistes esas situaciones decepcionantes, notarás que eres una persona y un jugador más fuerte. ¡Tienes que lidiar con sentimientos y situaciones no deseadas para que eventualmente seas más fuerte! Este es mi análisis.

Muchos jugadores se comparan con otros y ese es, en mi opinión, el mayor error. Siempre hay diferentes situaciones, agendas personales de clubes, directores deportivos, gerentes y entrenadores, y si eres uno de los afortunados que «ellos prefieren» en ese momento, ¡genial! Pero si no lo eres, la situación podría ser difícil. Todos tenemos nuestro propio camino por recorrer. Aunque puede haber decepciones en el camino, lo único que tienes que hacer es trabajar duro y crear tu propia suerte. El momento más difícil es cuando las cosas no van bien. Siempre digo que es TAN FÁCIL estar arriba porque lo que sea que hagas o toques se convierte en oro.

La dificultad es permanecer en la cima, ya que eventualmente, todos nos topamos con obstáculos y nos enfrentamos con decepciones. Los momentos futbolísticos en los que me he sentido más orgulloso han sido cuando he subido a la cima desde la nada, he bajado por lesiones u otras circunstancias y finalmente he vuelto a trabajar duro diciéndome «todavía puedo hacerlo» hasta que he vuelto a subir. Esos momentos me han hecho sentir más orgulloso que «solo trabajar duro y llegar a la cima».

‘¡La persistencia y

el trabajo duro finalmente

darán sus frutos!’

Nadie en la vida es perfecto. Todos establecemos nuestros propios estándares. Me encanta escuchar las historias de otras personas, ya que creo que tenemos mucho que aprender unos de otros, especialmente de nuestras diferentes «mentalidades» y creencias. Me gusta leer autobiografías, y también me gusta idolatrar a ciertos jugadores (el brasileño Ronaldo, el sueco Ibrahimović y el argentino Maradona), porque me dan fuerza para seguir luchando por algo que creo que es importante en mi vida. Siempre trato de quedarme con los mejores aspectos de las historias de otras personas.

Durante los últimos cinco años he estado estudiado a tiempo completo y en las próximas semanas debo terminar mi máster en Gestión Deportiva. Estoy casado con mi bella esposa y tenemos 2 hijos pequeños (hija de 3,5 años e hijo de 1,5 años). Ellos lo son todo para mí. Aunque el fútbol siempre será parte de mí, ahora trato de enseñarles a mis hijos cómo aprovechar al máximo la vida. A veces es frustrante, ya que siguen luchando y desafiándome en todo … pero, como en el entrenamiento para convertirme en un futbolista profesional: ¡la persistencia y el trabajo duro finalmente darán sus frutos!

¡Gracias por vuestro tiempo!

Atentamente,

Mikael Forssell

 

<style><!-- [et_pb_line_break_holder] -->.hero-section{<!-- [et_pb_line_break_holder] -->/*bottom, center, top*/<!-- [et_pb_line_break_holder] --> background-position-y: top !important;<!-- [et_pb_line_break_holder] --> background-position-X: center !important;<!-- [et_pb_line_break_holder] -->}</style>
//