[Total: 3    Average: 5/5]

Opss..

YOU CAN’T KEEP READING…
Sign up to enjoy all the content
Q

Remember you can only read 3 posts on a month!
Join us to read more! It’s free!

Night Mode

By Héctor Ruiz, campeón de España de 5km en aguas abiertas, ganador de la Copa de Europa en Eilat, sexto en la Universiada de Shenzen (China) y mundialista en Shanghái (2011) y Kazán (2015).

Todo deporte de alto rendimiento es duro y estricto, pero la natación en aguas abiertas lo es especialmente. Se trata de un deporte que nos obliga a fortalecernos a nivel físico por la cantidad de horas a las que nos sometemos nadando durante el día, pero sobre todo a nivel psicológico porque a menudo el corazón te anima a seguir cuando la cabeza te dice basta. Dada la dureza extrema de las carreras de larga distancia a las que me he sometido a lo largo de mi carrera deportiva, he optado por métodos como el drafting en natación que han aportado frescura a mi cabeza y aguante a mi cuerpo. Pero, ¿qué es el drafting en natación y cuándo debe utilizarse?

La mayoría conoce la técnica del drafting o rebufo por el coche, moto o bicicleta y son muchos los que desconocen que en natación y aguas abiertas también existe. Todos los que, en mayor o menor medida, hemos hecho natación sabemos de primera mano que tirar primeros en los entrenamientos es más duro que ir detrás de algún compañero. Esto se debe al drafting, que nos permite seguir el ritmo de nadadores que son más rápidos que nosotros. En aguas abiertas nos permite reducir en un 30% el esfuerzo yendo a la misma velocidad y a los triatletas os permitirá ir menos cansados al coger la bici y correr. Grandes ventajas, ¿verdad?

Pues bien, hay dos métodos principales de drafting en natación, el de pies y el lateral. El primero es el más utilizado y consiste en ir en línea tras el rival aprovechándote de su estela. Al principio puede parecer muy incómodo, por este motivo debemos entrenarlo antes de una competición. La clave está en relajarte, distanciarte unos 30-70 cm del nadador que tienes en frente y aprender a nadar con agua turbulenta. Si nos incomoda nadar con el agua agitada, en aguas abiertas también podemos optar por el drafting lateral. Nos situaremos a la altura de la cintura de nuestro rival para conseguir mayor eficiencia y menor desgaste. Una de las ventajas de este drafting es que tienes mejor visibilidad para orientarte

Porque precisamente la desorientación es una de las mayores desventajas de ir a rebufo. Al hacer drafting en natación, tendemos a no levantar la cabeza para coger referencias y trazar una línea recta. En consecuencia, podemos acabar haciendo un mayor recorrido si la orientación del nadador al que seguimos no es buena. Mi recomendación es nunca dar confianza ciega al rival al que sigas y levantar de vez en cuando la cabeza para guiarte y evaluar si la trayectoria que lleva es la correcta. También te debes fijar si vas a buen ritmo o si, por el contrario, yendo a rebufo te están adelantando muchos contrincantes. Otro inconveniente del drafting en natación, en especial del lateral, es la posibilidad de recibir golpes al nadar tan cerca de otros nadadores. Pero si sabes cómo gestionarlo, el obstáculo se convierte en oportunidad. Otro día hablaremos de ello…

Dicho esto, ¿cuándo debemos hacer drafting en natación? Lo más recomendable es que si tienes un nivel medio-bajo te pongas a rebufo desde el primer momento siguiendo un ritmo un poco mayor al que estás acostumbrado. Si por lo contrario tu nivel es alto, puedes empezar a gestionar tus estrategias y decidir si es conveniente o no utilizar el drafting para llegar al final de la carrera más fresco y reposado que tus rivales. Para mí, lo más importante es conocer bien a tus rivales. Personalmente, en Campeonatos de España acostumbraba a empezar a rebufo y hacía un cambio de ritmo cuando faltaban 2,5 km de la meta. En cambio, en los mundiales, donde el nivel era más alto, iba a rebufo en la mayor parte de la carrera para poder ir a un ritmo más alto, optaba por el drafting lateral en el último quilómetro y cambiaba de ritmo en los últimos metros para llegar antes a la meta. Sea como sea, el drafting en natación es una muy buena opción para aguantar carreras de larga distancia. ¿Os animáis?